La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) expresa su preocupación por la decisión una magistrada de la ciudad de Bahía Blanca de absolver de culpa y cargo a un acusado de amenazar e intimidar al periodista Germán Sasso, director de La Brújula 24, y a otros colegas del mismo medio.

El fallo de la jueza en lo Correccional y Criminal N°3 de esa ciudad, Susana González La Riva, interpreta que amenazas como “tienen que tener cuidado, todos tenemos familia” realizada por Pablo Herold a Germán Sasso y un grupo de periodistas no fueron tales, dejando impune la citada intimidación.

El hecho que generó la actuación de la fiscal Agustina Olguín, ocurrió en 2017. Fue el propio Sasso que planteó en distintos medios de comunicación: “Hemos tenido un par de amenazas telefónicas, también una advertencia escrita que han tirado debajo de la puerta de la empresa –La Brújula 24- y arrojaron un líquido”, señaló el periodista, quien detalló que en las mismas se decía que “cortemos con las denuncias que venimos haciendo desde comienzo de año relacionadas a los kioscos de droga, a los tranzas y a los narcos”. (Ver declaración de la Fundación LED: http://fundacionled.org/articulos-y-monitoreo/agresion-a-periodistas-y-medios/preocupacion-por-amenazas-a-german-sasso)

Tras las investigaciones llevadas adelante por la Justicia se comprobó que los llamados habían sido hechos desde el celular de Herold, con una tarjeta SIM adquirida especialmente para realizar esas amenazas. Al ser indagado judicialmente el acusado justificó su accionar diciendo que “fue una broma de mal gusto“.

Más allá de esta escueta declaración, la magistrada hizo lugar a su descargo y señaló que sus dichos “no reúnen los requisitos del anuncio de un mal serio e idóneo“.

Además, hizo hincapié en que “no notó ningún tono intimidante” en sus palabras y agregó, como elemento desincriminador, que el propio Herold dice en su comunicación que “no es una amenaza, sino una advertencia“.

La Fundación  LED  ha destacado en distintas oportunidades que el único mecanismo válido para resolver este tipo de conflictos es la vía judicial. No obstante, en este caso puntual, la absolución a este tipo de amenazas sienta un precedente negativo, que podría resultar una afectación del derecho a la libertad de expresión y de prensa.

LED seguirá con atención la evolución de este fallo, que será apelada ante la Cámara, y continuará con su labor de difusión y defensa de los derechos consagrados en nuestra Constitución Nacional y en los Tratados Internacionales que la integran.