La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) expresa preocupación por las declaraciones públicas realizadas por el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, mediante las cuales cuestiono una falta de regulación en el terreno de las telecomunicaciones a nivel nacional e internacional, en referencia a las plataformas de internet y el ejercicio de la libertad de expresión.
Durante la presentación del libro “Evo. Operación Rescate”, realizada el día 07 de marzo de 2022, en el Teatro Metro de la ciudad de La Plata, el actual Gobernador señaló «Existe una falta exagerada de regulación en el terreno de los instrumentos globales que salta todo el tiempo a la vista (…) Una buena parte de las comunicaciones transcurre por esos canales regulados por el lucro y los individuos y las personas», enfatizando que «hay que regular más las telecomunicaciones a nivel nacional y a nivel internacional», para luego concluir que «grandes conglomerados empresariales multimillonarios ejercen un dominio y control de la comunicación global que lo asemejan a una verdadera tiranía».
Ante estas afirmaciones, resulta necesario expresar que es una cuestión riesgosa la regulación en materia de contenidos de internet. De hecho, ya existen distintas iniciativas en el Congreso Nacional que se han expresado en estos dos años a raíz de la pandemia y a través de varias expresiones de funcionarios de este Gobierno, intentando regular sobre contenidos de internet, que de efectuarse como lo propone el Gobernador podría afectar significativamente el derecho a libertad de expresión y acceso a la información.

En un adecuado desenvolvimiento de la democracia debe destacarse que internet actúa de plataforma para la consecución y alcance de otros derechos humanos como el derecho a gozar de los beneficios del progreso científico y tecnológico (artículo 14 del Protocolo de San Salvador), el derecho a la educación (artículo 13 del Protocolo de San Salvador), el derecho de reunión y asociación (artículos 15 y 16 de la Convención Americana), los derechos políticos (artículo 23 de la Convención Americana), y el derecho a la salud (artículo 10 del Protocolo de San Salvador), entre otros.
La Corte Interamericana es enfática en señalar que la libertad de expresión no se agota en el derecho abstracto a hablar o escribir, sino que abarca inseparablemente el derecho a la difusión del pensamiento, la información, las ideas y las opiniones por cualesquiera medios apropiados que se elijan para hacerlo, incluyendo el derecho de llegar al mayor número de destinatarios. Para garantizar efectivamente esta libertad el Estado no debe restringir la difusión a través de la prohibición o regulación desproporcionada o irrazonable de los medios. En ese sentido, limitaciones desproporcionadas, que desnaturalicen el funcionamiento de Internet y limiten su potencial democratizador como medio al alcance de un universo expansivo de personas, constituyen directamente y en la misma medida, una afectación de la libertad de expresión.
La Fundación LED seguirá con atención el desarrollo de estos hechos, reiterando nuestro compromiso en la defensa de los derechos fundamentales para una sociedad democrática y la plena vigencia del estado de derecho.