La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) manifiesta su preocupación y repudio ante las amenazas sufridas por el periodista Luis Majul mediante mensajes intimidatorios a su teléfono celular personal.

El día domingo 14 de junio, el periodista declaró que pasado viernes recibió un mensaje con una imagen amenazante, desde ese mismo número de celular del que ya había recibido otras advertencias e insultos que comenzaron en agosto del año pasado, pero a las cuales no le dio importancia. Sin embargo, en este caso, y dado el antecedente, radicó una denuncia penal por los hechos.

Según contó Majul en el programa Especial Coronavirus, que se emite por el canal LN+, y en una serie de Tuits “Voy a contar lo que me pasó a mí, y lo voy a hacer de manera preventiva. Hoy mismo hice la denuncia penal sobre el hecho, ya que el viernes pasado a las 22 horas con 9 minutos recibí en mi teléfono una imagen amenazante. Y la recibí desde el mismo número de teléfono que hace tiempo ya, exactamente, el jueves 23 de agosto de 2018, a las 22 horas 18 minutos, había recibido otras advertencias. Mi amenazador me acusaba de decir mentiras y sentenciaba: «Te vas a tener que hacer responsable». Al día siguiente, le pregunté quién era y entonces, sin identificarse, me volvió a amenazar. Me calificó de «imbécil, cagón y muy infantil». Tengo guardado el contacto con un nombre y un apellido que sinceramente, no recuerdo o no conozco”.

El periodista alude que este nuevo mensaje intimidatorio se vincularía a dos videos que publicó en sus redes sociales la Vice Presidenta de la Nación, quien la semana pasada aludió a un grupo de periodistas como parte de una “asociación ilícita” que armaron causas judiciales sobre su persona. 

Debemos recordar que el periodista Luis Majul ya fue víctima de otras amenazas de estos grupos (http://fundacionled.org/articulos-y-monitoreo/agresion-a-periodistas-y-medios/preocupacion-por-afiches-intimidatorios-contra-el-periodista-luis-majul-en-la-ciudad-de-buenos-aires )

Cabe recordar la doctrina la Corte Interamericana de Derechos Humanos, “el ejercicio periodístico sólo puede efectuarse libremente cuando las personas que lo realizan no son víctimas de amenazas ni de agresiones físicas, psíquicas o morales u otros actos de hostigamiento”.

Desde la Fundación LED continuaremos dando visibilidad a los hechos que entorpezcan el ejercicio de la labor periodística, entiendo la misma como condición indispensable para la consolidación de una sociedad democrática y reiterando nuestro compromiso en la defensa y difusión del derecho a la libertad de expresión y de prensa, consagrado en nuestra Constitución Nacional y en los Tratados Internacionales que la integran.