La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) expresa su más enérgico repudio ante la retención de periodistas de las cadenas Caracol de Colombia y de CNN Venezuela, quienes fueron demoradas durante más de una hora por el régimen de Nicolás Maduro, en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), en momento que registraban la captura de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

Las periodistas Beatriz Adrián, de la cadena colombiana Caracol, y Osmary Hernández, de CNN Venezuela, denunciaron que “funcionarios con armas largas corrieron hasta el vehículo, nos quitaron la cédula y nos obligaron a entrar a la fuerza la sede del SEBIN, nos quitaron teléfonos nos pidieron las claves, nos quitaron carteras“, relató. “Ingresaron mi vehículo al SEBIN y nos ordenaron quedarnos debajo las escaleras del primer sótano. Luego de unos 30 minutos, nos devolvieron las pertenencias y nos dejaron salir“, agregó Beatriz Adrián.

Recordamos que en el año 2012, el periodista Jorge Lanata fue demorado durante una hora en el aeropuerto de Caracas por los servicios de inteligencia de Venezuela, cuando viajó junto a su equipo para cubrir las elecciones que se desarrollaban ese año.

Asimismo LED ha hecho pública su preocupación en reiteradas oportunidades por el deterioro de la situación de  los Derechos Humanos en ese país, en especial cuando se ha atacado a medios y trabajadores de prensa, como las demandas civiles contra diarios y portales digitales o el bloqueo de sitios web argentinos (http://www.fundacionled.org/articulos-y-monitoreo/preocupacion-por-demanda-millonaria-contra-medios-venezolanos; http://www.fundacionled.org/articulos-y-monitoreo/bloquean-el-portal-de-infobae-en-venezuela).

En este contexto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) saludó el viernes la asunción de Juan Guaidó como nuevo presidente interino de Venezuela a través de su cuenta de Twitter. “Saludamos la asunción de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela conforme al artículo 233 de la Constitución Política. Tiene nuestro apoyo, el de la comunidad internacional y del Pueblo de Venezuela, escribió Almagro.

Por ello, es fundamental que ante un proceso político de gran trascendencia para Venezuela y para la Región se garantice el derecho de la prensa a ejercer su labor sin ningún tipo de limitaciones.

Como ya hemos expresado en reiteradas oportunidades, hechos como el que se denuncia, constituyen obstáculos a la libertad de expresión y de prensa, derechos tutelados por los tratados internacionales vigentes en la materia.

Al respecto, es preciso recordar que la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la OEA establece taxativamente que “el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada.”

En este sentido, resulta necesario que, desde los estados se lleven adelante todas las acciones tendientes a  garantizar el libre ejercicio del periodismo a fin de dar un claro mensaje de respaldo a la libertad de prensa y el derecho a la información a los efectos de que hechos como los que aquí se repudian nunca más vuelvan a ocurrir.

La Fundación LED continuará monitoreando e informando sobre el estado de la libertad de expresión y de prensa en aquellos países de la región en los cuales dichos derechos se vean limitados, al mismo tiempo que continuará trabajando con otras organizaciones continentales en aras de recuperar la plena vigencia de estos derechos fundamentales y la consolidación de los valores republicanos.