Este 3 de Mayo se cumplen 30 años de la Declaración de Windhoek, cuya firma se celebra con el Día Mundial de la Libertad de Prensa. En 1991, en esa ciudad de Namibia los firmantes suscribieron el histórico documento que procuraba el “Desarrollo de una Prensa Libre, Independiente y Pluralista”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), promotora de esta celebración, ha propuesto como tema para el año 2021 “La información como un bien común”, haciendo foco en la necesidad de información verificada y confiable, y en consecuencia en la importancia de los medios de comunicación y los trabajadores de prensa para lograr este objetivo.

La celebración es propicia para recordar los principios fundamentales de la libertad de expresión y de prensa y el derecho de acceso a la información por parte de  los ciudadanos que son pilares de cualquier sistema democrático, en particular este año la UNESCO pone particular atención a tres imperativos: medidas para garantizar la viabilidad económica de los medios de comunicación; mecanismos para garantizar la transparencia de las empresas de Internet, y mejoras de las capacidades de alfabetización mediática e informacional que permitan a la gente reconocer y valorar, así como defender y exigir, al periodismo como parte fundamental de la información como un bien común.

El mundo sigue atravesado por los efectos de la pandemia de COVID19, y en ese contexto la información, los medios de prensa y los trabajadores de prensa han adquirido una nueva dimensión, periodistas y trabajadores de prensa de todo el mundo han perdido la vida cubriendo los detalles de este flagelo y la ciudadanía ha seguido la evolución de esta crisis mundial a través de aquellos medios que le generan mayor confianza y le brindan información certera.

Como todos los años LED se une a esta conmemoración mundial, renueva su compromiso en la defensa y difusión de estos principios e invita a toda la sociedad a reflexionar sobre la importancia que tiene la prensa independiente como elemento constitutivo de una democracia republicana moderna.