La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) manifiesta su repudio ante las graves agresiones físicas recibidas por el periodista Luis Mancini, en la localidad de Villa Río Bermejito, provincia de Chaco.

Según lo declarado por el propio periodista y por diversos medios de comunicación, y a partir de imágenes tomadas en el lugar de la agresión, el pasado miércoles 16 de septiembre, y mientras conducía su programa en FM Horizonte de Villa Río Bermejito, Mancini fue atacado por dos personas que ingresaron violentamente al estudio de transmisión. El periodista fue agredido con golpes de puño, patadas y golpeado con una silla mientras se encontraba tirado en el piso del estudio, todo lo cual quedó grabado en las cámaras de seguridad de la emisora radial.

El periodista agredido denunció que este hecho, al que calificó como “un intento de homicidio”, es una represalia por la cobertura que realizó de distintos hechos de corrupción en la municipalidad local. Uno de los dos agresores sería el Secretario de Obras Públicas municipal, César Gavilán, quien fue separado de su cargo por el intendente Julio Paredez una vez que el ataque tomara estado público.

La Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH establece con claridad que “el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada.”
 

En consecuencia este hecho constituye una clara limitación al ejercicio de la libertad de expresión y de prensa y de acceso a la información consagrados por nuestra Constitución Nacional y los Tratados Internacionales que la integran, y resulta imprescindible que el Estado actúe de manera contundente para que sus autores respondan ante la justicia.

LED se solidariza con el periodista afectado, dará seguimiento al caso y reitera la importancia que tiene el ejercicio de la labor periodística en un clima de seguridad y sin presiones ni limitaciones como requisito fundamental para la plena vigencia de la democracia.